2.9.09

Emociones, patología y trabajo.

Recursos humanos o personas trabajando ?

Una de las cuestiones más complejas y esenciales de las evaluaciones psicotécnicas, a mi parecer, es integrar o comprender la estructura de personalidad de un entrevistado respecto de su posible desempeño o rendimiento. Me encuentro, muy seguido, pensando si la persona que tengo enfrente a quien, por ejemplo, veo inmaduro emocionalmente, es realmente indicado para ocupar la posición a la que aplica. Desde el punto de vista de "la clínica", quien manifiesta un conflicto importante en su vida afectiva, en algún momento deberia reflejarlo en síntomas tales como una disminución de su rendimiento laboral, un descenso de sus defensas y una consecuente enfermedad, un conflicto con compañeros o superiores o en alguna crisis personal. Sin embargo, si uno rastrea la historia laboral de postulantes que muestran una estructura de personalidad con probables patologías y tiene oportunidad de chequear referencias, verá que la trayectoria es sólida y que las empresas en las que se desempeñó están conformes y recomendarían al candidato.


Hace unos meses escribí un post en el que mencionaba a Josef Fritzl, aquel austríaco que mantuvo en el sótano a su hija durante más de 20 años y era abuelo de sus propios hijos... Desde ya que no me interesaba tanto la historia policial, sino el hecho de que fuese un relativamente exitoso trabajador independiente.
Lo cierto que en estos día ha aparecido un nuevo caso: Philip Garrido, el dueño de una pequeña imprenta del condado de El Dorado, California, fue descubierto y apresado por secuestrar a un niña de 11 años desde 1991 hasta estos días. No es mi intención entrar en los detalles más escabrosos - pueden remitirse a algunos sites que tratan el tema y hasta al blog personal del tal Garrido - sino investigar y analizar qué relación existe entre las patologías psicológicas/psiquiátricas y la posibilidad de trabajar.

Un claro ejemplo que la patología psíquica y el rendimiento laboral pueden ir por carriles aparentemente separados, lo constituyen Fritzl, Garrido y hasta la misma niña/mujer secuestrada que fue considerada como una excelente creativa por los clientes de la imprenta en la que trabajaba.
Algunas preguntas o reflexiones
  • Realmente tendrá tanta importancia la estabilidad y el equilibrio emocional en el desempeño laboral ?
  • O serán cuestiones independientes ?
  • Dónde está el límite ?
  • Hasta qué punto deberían responsabilizarse los empresarios o líderes de equipo de prestar atención al equilibrio emocional ?
  • Las empresas americanas no permiten las evaluaciones psicotécnicas por considerarlas una intromisión en la intimidad del postulante: una cosa son las competencias y otra la vida personal. Tendrán razón ?
  • Esta división no será el resultado de una visión "resultadista" en la que sólo se tiene en cuenta el rendimiento ?
  • Seremos capaces, los psicólogos, de detectar posibles dificultades que finalmente sean perjudiciales ?


6 comentarios:

Yoriento dijo...

Qué buena reflexion, Gabriel. Y estoy muy cercano a tu planteamiento. El comportamiento de las personas es diferente según el contexto, y se puede tener un gran rendimiento laboral y ser un pésimo padre, y viceversa.

Las competencias y las motivaciones varian para una misma persona, en diferentes momentos y situaciones. No somos de una forma sino de muchas ;)

Gabriel Schwartz dijo...

Gracias por pasarte Yoriento.
Será realmente así, que las personas podemos ser diferentes según el contexto ?
O existe un nexo dificil de percibir según desde dónde estemos observando ?

Senior Manager dijo...

Es cierto, y no hay que tomar casos tan extremos para ejemplarizarlo... Yo mismo sé de personas, en apariencia "normales", que trabajan conmigo y que luego del trabajo se convierten prácticamente en otra persona.
Slds
SM

Gabriel Schwartz dijo...

Así es SM.
No sería esperable que el tener tan poco integrados sus diferentes aspectos personales provoquen alguna dificultad en su desempeño ?

macarena dijo...

Creo que como sea nuestra estructura de personalidad tarde o temprano terminará por influir fuertemente en el área que sea, sobretodo cuando hay falta de culpas y de empatía. Qué tipo de jefes habrán sido ellos?. No podemos estar tan escindidos como para llevcar dobles vidas o ser tan distintos en distintos contextos, para mi eso es patológico.

Gabriel Schwartz dijo...

Gracias por tu comentario Macarena.
Tengo la misma idea que vos, sin embargo la realidad de las empresas me muestra algo diferente.