27.7.14

Evaluaciones de Perfiles Laborales a través de Estudios Psicotécnicos Contrastados con Referencias

Una vez más mis clientes generan, a través de sus necesidades, la creación de un nuevo servicio:

Desde noviembre del 2013, por el requerimiento de una compañía, descubrí un componente de mi trabajo que no había tenido oportunidad de evaluar. Al habitual pedido de estudio psicotécnico me requirieron que incluyese las referencias laborales del candidato.
Inicialemente, mi cliente me enviaba los datos que el postulante había brindado como contactos. Yo les enviaba un mail y les pedía algún comentario sobre el estilo de trabajo o características personales del candidato. Como era de suponer, los datos que aportados eran muy positivos y, en general, resaltaban sus virtudes. Comencé, entonces, a tratar de recabar información de personas que habían trabajado con el postulante, a través de LinkedIn o revisando mi propia base de datos. Es así como llegué a obtener información de  superiores, pares o colaboradores y me resultó muy provechoso contrastar los comentarios recibidos, con los resultados y predicciones que surjen de las evaluaciones psicotécnicas.  Los estudios de personalidad describen características personales, motivaciones e intereses integrándolas con su trayectoria laboral. Permiten predecir de manera general las actitudes y aptitudes pero no son tan fáciles de "traducir" en conductas concretas.

Los comentarios que recibo de quienes tuvieron contacto directo con el candidato, enriquecieron mi informe y, en algunas ocasiones, me permitieron comprender de qué manera se plasmaban, en la realidad cotidiana del trabajo, los indicadores que aparecían en las entrevistas o en los tests.

Esta información le permitió a mi cliente tomar decisiones respecto de la incorporación y del armado del plan de carrera y desarrollo de cuadros gerenciales. Resta saber ahora, y con el tiempo, si el trabajo es eficiente. 

En próximos posts, publicaré algunos ejemplos de Estudios Psicotécnicos contrastados con Referencias,  para compartir e intercambiar ideas.


10.2.14

No existen más las vacaciones? O se puede vivir de vacaciones?

Acabo de volver de mis vacaciones y, nuevamente (el año pasado también me pasó),  me tocó trabajar desde afuera del país.

 Suelo irme 30 días, en enero. Este es  el 5to año que lo hago.
Y esta fue la primera vez que comuniqué, claramente, que "todo enero" no iba a estar en la Argentina. Siempre me daba algo de miedo decir que tomaba un mes de vacaciones. Y de culpa, creo. Pero me estoy poniendo más grande y más sano.

Esta vez tuve bastante trabajo. Además de los estudios psicotécnicos (cuento con un equipo de profesionales que entrevistan a los candidatos, administran las técnicas y me envían el material escaneado para que pueda hacer el informe), tuve unas cuantas entrevistas con potenciales candidatos. Cuando recibía el CV, pactaba con el postulante una horario para encontrarme por skype, teniendo en cuenta la diferencia horaria. No tuve dificultades, la única vez que no se concretó la reunión virtual fue por mi culpa: había tardado más de lo previsto en llegar a mi hotel, desde la playa.
Los encuentros fueron muy productivos, aunque no contaron con la imagen porque prefería asegurarme que el ancho de banda estuviese disponible para transmitir la conversación. Probablemente, si hubiese estado en ciudades más importantes y con mejor servicio de Internet, hubiese podido "ver" a mis entrevistados.
Incluso concreté un cliente nuevo que me consultó a través del site: le envié un presupuesto, verifiqué que lo había recibido y contesté sus dudas. Me pidieron una evaluación y la puse en marcha. Y hasta gestioné, a la distancia, el reclamo del pago porque tardaron en transferirme.
Finalmente, también hablé por skype con un cliente - diciéndole que le hablaba desde Medellín! - y me encargó una búsqueda que me implicó poner un anuncio y hacer las primeras gestiones del reclutamiento y selección de posibles candidatos.

Cuando regresé estaba ansioso por hablar, sobre todo, con mi cliente, el que había necesitado que entreviste candidatos por skype. Y me soprendió cuando me dijo, naturalmente, "funcionó el sistema, te agradezco que me hayas seguido en la dinámica y me hayas respondido o enviado informes un sábado o un domingo". Claro, yo no tenía problemas: para mí era lo mismo cualquier día de la semana!

Pensándolo, hubo momentos en que me planteaba si, realmente, eran vacaciones. Si no debía, literalmente, "desconectarme" y relajarme.
El planteo duraba hasta el primer chapuzón en ese mar tibiecito y transparente!

Charlándolo con un amigo pensamos que depende del estilo personal de cada uno la posibilidad de juntar "trabajo y esparcimiento". Hay quienes prefieren cortar con todo.


Y qué pasará en el futuro?
Probablemente existan más vacaciones mezcladas con el trabajo.
Seguramente se acabarán los fines de semana.
Y, también, las empresas achicarán sus oficinas ya que aprenderemos a trabajar y generar vínculos sin necesidad del contacto "cara a cara".

Cualquiera puede aventurar pronósticos, yo también!!

Y hay quienes pensarán que las mías no son vacaciones. Pero yo tiendo a pensar que la posibilidad de vivir todo el año de vacaciones, está más cerca.

6.2.14

El estudio Psicotécnico de diciembre: una “clásica” Joven Profesional



Las grandes compañías suelen reclutar recursos entre los alumnos de universidades que cuentan con una buena reputación en las carreras afines con las vacantes disponibles. Ofrecen oportunidades a los alumnos interesados y valoran – tanto los selectores como las mismas casas de estudio, quienes se ocupan de difundir el requerimiento y convocar a los estudiantes – los buenos promedios, el grado de avance en la carrera y la constancia. Sin embargo estos perfiles muestran ciertas dificultades en dar los primeros pasos de adaptación al mundo del trabajo.
Veamos el ejemplo de Marcela.
Tiene 24 años, está en el último año de la carrera de Ingeniería Mecánica, vive son sus padres y tiene una hermana melliza. Cuenta con muy buenas notas y está “al día” con sus materias. Entre asistir a clases, estudiar y rendir sus exámenes, no cuenta con experiencia de trabajo.
Marcela aclara que su hermana es más sociable que ella. Y que tuvo que ejercitar la forma de interactuar con otras personas. “tenía la virtud pero no la ponía en juego””, dice.

Se postula a un programa de Jóvenes  Profesionales de una gran empresa constructora.
Se presenta puntual. Es muy correcta, pero se la nota nerviosa cuando se le dan las consignas. 

El Dibujo Libre


Este tipo de dibujo es bastante frecuente, sobre todo en personas jóvenes, tímidas, vergonzosas o con un alto grado de exigencia.
Representa el ojo observador del entrevistador que la está “viendo” y conociendo. Expresa la expectativa por ser evaluada.
Probablemente se preocupe por la imagen que puede generar en los demás.
Analicemos, ahora, su manera enfrentar las situaciones de conflicto, con qué recursos cuenta para enfrentar las dificultades.
 Persona bajo la lluvia



El dibujo muestra a una joven de 19 años (los años que se tiene cuando se ingresa a la facultad), Martina – no sabemos porqué se le ocurrió ese nombre… - que, contra lo aconsejable, se aventura a vivir experiencias nuevas. Marcela nos “dice” con este dibujo que, aunque le cueste alejarse de lugares conocidos (su propia casa, la facultad), se siente segura de sus recursos para enfrentar problemas diferentes. Es ella misma la que se está animando a trabajar, una experiencia nueva, en un lugar en el que tendrá que arreglárselas por sí misma.
La figura está protegida por botas y paraguas, se la nota algo abatida pero yendo hacia adelante. Se siente ansiosa, triste por dejar lo conocido pero expectante por lo nuevo. Avanzando.
Su identidad profesional y personal no está del todo conformada, por eso no representa los rasgos de la cara. Se ve, sólo, la forma. Este tipo de dibujos es frecuente en  postulantes jóvenes, de entre 19 y 25 años.
Se nota algo de sensibilidad en la manera de escribir y en su léxico. Probablemente tenga intereses relacionados con los aspectos humanos.
Test de Bender
Con los resultados de esta prueba obtendremos datos de su estilo de trabajo, su efectividad al realizar tareas y su capacidad intelectual.










Como vemos, el rendimiento es bueno, tiene en cuenta los detalles y se ven algunos rasgos obsesivos (la numeración de las figuras) que “encajan” perfectamente con el perfil de los “ingenieros”.
Es cuidadosa de mantener los espacios entre las figuras lo que demuestra que necesita cuidar su lugar y tiende a ser autónoma. Buen síntoma para predecir “deseos de independencia”.
Y, finalmente, tenemos el Cuestionario Desiderativo:

1+ Caballo, porque me parece un animal re noble e inteligente. No sé, viste cuando uno tiene una intuición con respecto a algo? Lo mismo que el perro, pero el caballo, además, es útil. Y no es como una mula: tiene nobleza. También podría ser un elefante, además dicen que son muy inteligentes y tienen buena memoria (…) No conozco los elefantes, así que: un caballo.
2+ Álamo, con hoja verde y tronco plateado, porque es una planta que me encanta y es mi árbol favorito.  Me encanta cuando pasa el tiempo y lo ves brillar. Es una planta hermosa, y tiene algo de cuento folclórico. Es muy fuera de lo que es cotidiano.
3+ Pluma para escribir, como las de cartucho, con tinta negra. porque es re poética, me encanta. Si sos pluma, no sos teclado, y tenes una impronta personal. Y es una relación porque se transcribe a través de una conexión. Me encantan las plumas.

1-    Billete de 2$, porque está muy ajado, maltratado. No sería plata, quizás no sería un billete de 100$. Pero viste que el de $ 2 está gastado, usado. No tenés valor, no hay mucha decencia, no transmitís un valor.
2-    Mucho no sé de plantas. Planta de zapallos, porque son expansivas. Yo tengo una quinta en casa, y tienen unas zarzas y terminan estrangulando las otras plantas, y acaparan lugar. No tienen buen comportamiento como planta. Es una planta bastante egoísta.
3-    buitre, porque son carroñeros, es como vivir de la desgracia ajena. Uno tiene que tener la capacidad de tener una buena vida, y desear la alegría ajena, no la desgracia ajena. No podría disfrutar mi felicidad.

Son realmente interesantes las respuestas.
El valor que le da a la nobleza, la inteligencia y la utilidad nos “habla” de sus propios valores. Es hacia donde ella tiende.
El argumento que sustenta la elección del álamo - brillante, poético, poco común – nos muestra su propia exigencia y sensibilidad.
Lo mismo sucede con la pluma. Podemos pensar que bien guiada/coacheada se obtendrá de ella, buenos resultados.
Respecto a los aspectos negativos, no deben sorprendernos su temor no ser valorada o maltratada (es común que las personas sensibles sean temerosas de ser usadas).
Tampoco es raro que aparezcan sus aspectos de sentirse un poco ahogada, paradójicamente buscando más autonomía. Necesita y busca cuidado pero, al mismo tiempo, quiere lograr ser independiente.
Y, finalmente, un tema frecuente: la culpa por querer ganar dinero y crecer/desarrollarse.
Interesante material el que nos aporta las producciones de Marcela, como perfil de un Joven Profesional.

La devolución a la empresa?
Una joven inteligente, sensible que busca crecer pero tiene temor por su propia exigencia.
La experiencia laboral le aportará seguridad pero tendrán que tener paciencia en su adaptación.

16.1.14

El Estudio Psicotécnico de noviembre - Una vendedora temerosa y retraída?



El Estudio Psicotécnico de noviembre - Una vendedora temerosa y retraída?


Muchas veces los postulantes nos ponen en la disyuntiva de considerarlos, o no, aptos para el puesto al que postulan.
Este es el caso de Carolina. Tiene 22 años. Vive sola desde hace dos años en un departamento construido en el fondo de la casa de sus abuelos. Sus padres están separados desde hace 8 años, ella vivió con su madre y al nueva pareja de ella hasta que decidió mudarse a la casa de sus abuelos buscando más independencia y, seguramente, más espacio propio. La madre la ayuda económicamente cuando lo necesita.
Tuvo una pareja durante cinco años hasta cinco meses antes de esta entrevista.
Se postula como vendedora de una casa de ropa para niños.
Ya su presencia es simple, sin maquillaje o accesorios. Poco arreglada. Carolina parece muy respetuosa y reservada pero es segura cuando responde. El léxico es simple, seguramente por el nivel educativo pero, a su vez, es preciso.
Tiene experiencia de trabajo ya que viene ganándose unos pesos desde los 16 años, aunque la mayoría de las veces en el circuito informal. Sólo en Tarjeta Naranja, se desenvolvió como vendedora durante cuatro meses: era un reemplazo.
Veamos las técnicas:
Dibujo Libre

Observemos la presentación de Carolina a través de este dibujo.
Es interesante ver la manera en que se preserva de situaciones que pueden ser difíciles de resolver, haciendo su casita en la cima de una montaña protegida por árboles a los dos costados y cómo se incluye en un contexto alegre y hasta algo infantil e idealista. Esta es Carolina: una combinación de optimismo y resguardo. Probablemente sea cuidadosa en cuanto a relacionarse, lo que confirma la timidez y el respeto que tiene durante la entrevista.
Veamos cuáles son sus recursos para enfrentar el mundo adulto en el que se está insertando.

Persona bajo la lluvia  


No sabemos, exactamente, “quién” es Cristóbal…pero coincide con la edad en la que Carolina inició su noviazgo de 5 años.
Nuevamente vemos al personaje “arriba” de una lomita, un poco por encima y a distancia. Aparecen los aspectos oposicionistas de Carolina, que “dice que sí” pero hace lo que ella quiere. Muchos jóvenes dibujan a las personas sin paraguas. Es un rasgo de omnipotencia adolescente, casi como decir que no hace falta protegerse ya que nada muy malo puede pasar. Carolina empieza a mostrarnos que, a pesar de ser parca o poco charlatana como se esperaría de una vendedora, tiene fuerza, es capaz de seguir sus propias ideas y confía en ella misma.
Con la siguiente técnica sabremos algo más de las herramientas y posibilidades con las que cuenta la postulante para cumplir con consignas y la “veremos” trabajar.
Test de Bender

 

Según consigna la profesional que la entrevistó, Carolina trabajó con bastante rapidez y seguridad. Entiende y capta los aspectos esenciales de cada una de las figuras. Aparecen algunos rasgos infantiles (como el reemplazo de puntos por círculos en la figura 3) pero, sobre todo, actitudes de control (a través de la numeración) y , nuevamente, de resguardo a través del recuadro de cada figura. Probablemente sea algo inhibida y necesite de confianza para poner en juego sus competencias.
Y, por último:
Cuestionario Desiderativo
LO QUE ME GUSTARIA O ELEGIRIA SER:
* PERRO. (CARIÑOSOS Y AMIGABLES)

*PALTA (LE GUSTA LAS HOJAS Y PORQUE DA FRUTOS)

 *LENTES (PARA AYUDAR A VER O PARA AYUDAR A LUCIR)

Carolina nos muestra que le gustaría ser cariñosa y amigable, que le interesa dar frutos/hijos y que quiere ver mejor las cosas (la entrevistadora usa lentes)

LO QUE NO ME GUSTARIA NI ELEGIRIA SER:


*GATO (SIEMPRE ESTA SOLO, SOLITARIO, NO ME GUSTA)

 *RUDA (NO ME GUSTA EL OLOR).

* PIEDRA (NO TIENE AVANCE NI EVOLUCION)

Y estos son los aspectos que rechaza de sí misma. El ser solitaria, sentirse rechazada y la inhibición que le impide avanzar y ser más suelta y espontánea.

En definitiva, y como conclusión, la entrevistada es considerada “apta con observaciones”. Se le advertirá a la empresa que tiene buenos recursos pero que su estilo personal es, más bien retraído, y le costará cumplir con funciones en las que la interacción le resulte fácil. El otro aspecto es el del oposicionismo y la posibilidad de cambiar de rumbo ya que no tiene definido su interés por ningún aspecto laboral en específico.