30.3.09

Demasiado para el puesto



Hace unos diez días un cliente me solicitó que entrevistase a un profesional para aportarle datos que pudieran ayudarlos a definir su incorporación a la empresa.

Antes de conocerlo tuve una larga charla telefónica en la que me explicaron los alcances del puesto, ciertas características del postulante y las dudas que estas características les generaban respecto de las tareas que estaban previstas para la función.

La empresa y el puesto

AC es un renombrado laboratorio de análisis clínicos que está en la búsqueda de un bioquímico para una de sus sedes. Se trata de un puesto, más bien administrativo, en el que el título de "bioquímico" constituye una prioridad como director técnico del centro. Por otra parte, desde el punto de vista clínico, el puesto incluye la función de extraccionista. La persona ideal sería un bioquímico joven, que esté dispuesto a hacer extracciones y que quiera "meter el pie adentro" de este reconocido laboratorio para seguir desarrollándose.

El postulante

R. tiene 52 años y hasta el año pasado fue socio de un pequeño laboratorio en el que se desempeñaba como Director Técnico - era EL Bioquímico del centro - y estaba a cargo de la supervisión de todas las tareas relacionadas con la extracción, procesamiento, análisis y elaboración de informes. Tenía dos socios que se ocupaban de las áreas comercial y administrativa y aprovecharon la oportunidad de vender su laboratorio. Los nuevos dueños le ofrecieron quedarse a cargo de la dirección técnica y operativa y R. aceptó. Sin embargo a los pocos días decidió que el nuevo estilo de trabajo no coincidía con su manera de ver y hacer las cosas, y renunció.

R. tiene una posición económica cómoda. Pudo hacerse de un patrimonio y vive de la renta que obtiene del alquiler de dos propiedades. Sin embargo precisa ocupar su tiempo, sentirse útil y agregar valor en tareas que conoce bien. Respondió al anuncio, fue entrevistado y avanzó en el proceso de selección hasta esta instancia.

Lógicamente el departamento de selección tiene dudas respecto a su capacidad de integración y la proyección a largo plazo.

La entrevista

Con estos datos in mente inicio mi trabajo con R.

Cuando lo contacto se muestra muy bien dispuesto a concertar un horario. Llega puntual, vestido de manera informal pero prolija y - considero yo - adecuada a la situación. Es abierto al diálogo y me cuenta su historia destacando que ya no puede estar más en su casa y que sabe que la posición es de menor jerarquía que la que puede desarrollar, pero que apuesta a crecer dentro de AC.

Administro las pruebas que tenía preparadas y observo - como indicios importantes - a) algunos signos de ansiedad, b) un muy buen nivel intelectual acompañado con un estilo sistemático de trabajo, c) cierta tendencia a tratar de imponer sus ideas y su forma de ver las cosas y d) un leve deterioro de sus motricidad fina que puede ser normal para su edad (recordemos que debe hacer extracciones).
Elaboro el informe correspondiente, lo envío por mail y a los dos días recibo un llamado de M ., la Gerente de RRHH de AC,: quiere conversar acerca de R. y saber cuál es mi recomendación.

Pregunto a quién reportará R. Su superior será una mujer joven, de muy buena formación administrativa y ninguna formación "bioquímica" que no quiere "ruidos" en sus sedes.

Pero, al parecer, no se encuentra otro candidato. M. me explica que necesitan cubrir esa posición con urgencia y que, probablemente, incorporen a R. para cumplir con los requsitos de contar con un Bioquímico en la sede y aprovechen para verlo trabajar y observar su capacidad de adaptación e integración.

Qué opinan ?
Qué resultado tendrá está decisión ?
Qué otras posibilidades se les ocurren ?





4 comentarios:

Yoriento dijo...

Gabriel, parece que al final "verle trabajar" será el mejor procedimiento de selección :-)

Gabriel Schwartz dijo...

Así es Yoriento, creo que es lo que va a suceder. La semana pasada le pidieron que realice una extracción y quedaron, todos, contentos. Veremos si empieza a trabajar, cómo lo hace y si está contento.

Anónimo dijo...

Me gusta el blog y opino sobre este personaje R. creo que en mi opinion hay 2 cosas que no me gustan:
1. La edad, considero que es un factor importante, pues las capacidades se ven disminuidas y como se comenta puede R. ya tener ciertas mañas o aptitudes hacia el trabajo no aptas para la gente joven.
2. Al tener ya resuelta su situación económica, como se dice comunmente "No tiene necesitad" lo que puede ocasionar que en un abrir y cerrar de ojos diga "Hasta aquí y adios" y todo el esfuerzo invertido en el proceso de contratacion se vino abajo.

Yo recomendaria tenerlo a prueba por 3 meses y evaluarlo para ver si es el candidato indicado para el puesto y sobretodo ver como es el trato con sus compañeros.

Gabriel Schwartz dijo...

Gracias por tu comentario.
esta vez conozco el final de la película y no es sorprendente: R. trabajó casi 7 meses y estuvieron todos muy conformes con su desempeño. Se desvinculó cuando recibió una oferta de un laboratorio más chico pero en el que ocuparía un cargo de mayor jerarquía.