3.6.09

La compañía tiene las defensas bajas y los empleados tienen síntomas.

Hace un mes atrás, trabajando para la elaboración de una nota, me sorprendieron los comentarios respecto al ausentismo en estos períodos de turbulencia.

Observé que, dependiendo del rubro y de la empresa, los indicadores variaban. Y que no es fácil distinguir cuan representativos son las ponderaciones respecto del escenario laboral.
Comparto con Uds. algunos datos y reflexiones:

La empresas de Medicina Laboral
Desde el punto de vista de las empresas de medicina laboral la cantidad de consultas por enfermedades no parece exhibir un aumento sino que guarda relación con lo esperable respecto a la estacionalidad. Sin embargo, comenta un profesional, "en cuanto al control de ausentismo, este sí se ha incrementado notoriamente. No obstante, no creo que sea como consecuencia del binomio "crisis mundial financiera-elecciones locales", ya que ésto haría que la gente concurra a su trabajo inclusive padeciendo patologías. Usualmente las personas más faltadoras son los jóvenes, quienes en su gran mayoría aún no adquieren un sentido de responsabilidad y deber.
La cantidad de accidentes de trabajo - que sí aumentaron - pueden estar relacionados con la crisis que reina a nivel mundial. Usualmente se producen en las últimas horas cuando crece el descuido o bien en días nublados o lluviosos.
Por otra parte numerosas empresas han realizado exámenes de egreso de forma masiva. En este rubro se nota un claro aumento respecto a años anteriores
."

La opinión del Director Médico de otra importante empresa del rubro es algo diferente pero aporta un nuevo dato:

"Notamos un aumento de los casos psiquiátricos en las causa de ausentismo laboral. Desgraciadamente observamos también que, salvo honrosas y tristes excepciones, son enfermedades a plazo fijo: 3-6-12 meses, coincidentes con el pago de licencia por enfermedad. Vemos que, las "curas milagrosas", son una constante.
Un hecho que nos llama la atención es la falta de códigos que se observan en personal de edades inferiores a los 35 años...se manejan con pautas que no se adaptan a los requerimientos laborales en cuanto a horarios, puntualidad, presentismo, productividad etc. Creemos que se debe a los cambios sociales que se han producido en la Argentina en los últimos 30 años".

Las empresas de Personal Temporario
Un sector muy sensible parece ser el de personal temporario que, en la coyuntura actual son los primeros que ven rescindir sus contratos: "en relacion a los indices de ausentismo, subieron notablemente y se debe, creo, en gran parte a la situacion de stress que genera la inestabilidad. Sobretodo se dan muchas patologias gástricas y contracturas, neuralgias, etc. También se ha incrementado la accidentologia laboral, a pesar, de haber bajado en gran medida la cantidad de horas extras que se trabajaban..."

El sector de RRHH
Desde el sector de Recursos Humanos la visión es diferente si bien los datos coinciden con los mencionados más arriba: "en cuanto a accidentes hubo un leve repunte de los llamados pequeños, que tomarían 48 hs de reposo a una semana y por la burocracia propia de las art se van a 15 días mínimo. Además hay casos de eventos que son dificiles/ imposibles de constatar como el dolor de espalda, torcedura de tobillo, en itinere, etc..." Respecto a las enfermedades "es cierto que la estacionalidad afecta en esta época de cambio de clima pero, por otro lado, los controles que nosotros podemos efectuar son cada vez más relajados. Por ejemplo, si la persona se ausenta y vuelve con certificado, aunque el médico nuestro no lo haya encontrado en el domicilio no hay mucho que podemos hacer".

La opinión de otro profesional del área va en el mismo sentido:"es un problema sin solucion y que va en aumento: la gente falta en un porcentaje alto por cualquier motivo, están amparados por leyes y sindicatos. Estos motivos son familiares, cuidar hijos, esposas enfermas, tramites etc.. Luego están las enfermedades que no son faciles de detectar como los dolores de espalda, que las ART los trata por aproximadamente una semana y, luego, se desliga..."

Padres/hijos y empleados/empleadores
Los chicos faltan a la escuela y les duele la panza cuando sienten presión y no pueden resolverla (una prueba para la que no estudiaron, un profesor que los tiene entreojos o un compañero que los patotea...). En general no es nada, dice el médico, y lo saben sus padres. Pero el dolor de estómago es real, existe, no es un simulacro. Otras veces dicen que van a la escuela y faltan, se "ratean", como una forma de evitar el conflicto, tanto en casa como en la escuela. Otras tantas asisten, pero no trabajan y son poco productivos. Si están desatentos cometen errores y, quienes son demasiado osados terminan en una guardia, con algunos puntos de sutura o una fractura.
Los adolescentes y jóvenes son los que plantean una opisición, a veces frontal y a veces disimulada, a las normas establecidas.

La relación de dependencia también genera un vínculo entre el empleado y el empleador que promueve la aparición de síntomas. Cuando se sienten presionados, los empleados, apelan a las herramientas con las que cuentan: algunos temerosos cometen errores por apurados, otros se accidentan. Algunos recurren a la mentira para evitar la resolución del problema o para sacar partido, en cambio los más rebeldes, discuten las normas. Otros, cuando sospechan que su empleador puede "soltarles la mano" y "echarlos de casa", buscan la manera de llevarse todo lo posible y se llenan de resentimiento.
Pero - y vale la pena seguir con la analogía - tanto la relación entre padres e hijos como la de docente y alumno o empleado y empleador es asimétrica. Unos tienen ascendencia sobre otros. Aunque "empleado y empleador" sean, ambos, adultos y autónomos.

Cada uno desde su posición, tiene la obligación de asumir la responsabilidad por sus propios actos.

Así como los padres deben aceptar nuevas miradas, los docentes deben adecuarse y aggiornar los contenidos y la manera de enseñar; también los managers, o quienes llevan adelante los proyectos, tendrán que mirar "hacia adentro" y modificar sus propios esquemas y reinventar a diario su manera de gestionar.
















4 comentarios:

Mónica dijo...

Buenísimo el artículo Gaby. Es exactamen, te lo que pasa hoy y la salida o solución está "mirando adentro" en las organizaciones.
Un beso
Mónica Suarez

Gabriel Schwartz dijo...

Gracias por la visita y por el comentario, Mónica.
Es cierto: no echemos culpas y caigamos en quejas, miremos hacia nosotros y mejoremos.

Senior Manager dijo...

Gabriel, apenas leo este post hoy y me ha parecido extraordinario, pues refleja la situación laboral actual desde cada ángulo afectado y con las variables bien definidas, tengo incluso pensado versionarlo en mi blog.
La salud y el trabajo viven de forma conjunta pero no siempre estrecha. Lo que está claro es que sin salud no podemos trabajar bien.
SM

Gabriel Schwartz dijo...

Gracias por el comentario SM.
En épocas de incertidumbre se acentúa la aparición de "síntomas".
No me sorprendería que haya aumentado el "robo interno", las fallas en la calidad o errores en los procedimientos.

Las personas están motivadas por temas básicos, las franjas inferiores de la pirámide de Maslow...
http://es.wikipedia.org/wiki/Pir%C3%A1mide_de_Maslow